Dok hand Visco con Regulador Biomecánico

Desde: 1.092,86 Neto: 765,00

El primer colchón específico para cuidar la espalda

  • El único con regulación progresiva lumbar y dorsal
  • Con ajuste de firmeza y lechos independientes regulables por separado
  • Tecnología Regulador Biomecánico a precio muy asequible

¡Pruébalo 45 noches sin compromiso! 

Tamaño

Desde: 1.092,86 Neto: 765,00

Borrar selección
Complete todos los campos para continuar con la compra.

SKU: N/D Categoría:

Descripción

Muchos clientes que compraron nuestros colchones anatómicos, nos comentaron que gracias a ellos, sus dolores de espalda se habían reducido o incluso desaparecido.

Sin duda eso era una buena noticia. Decidimos averiguar si era posible fabricar un colchón específico para combatir estos dolores.

Lo primero que hicimos, fue buscar estudios médicos y ensayos clínicos que explicasen las causas de estos dolores en la cama. 

Necesitábamos pistas, para saber en qué características del colchón teníamos que trabajar.

Encontramos numerosas investigaciones, que señalan que la causa  principal, son alteraciones biomecánicas causadas por el colchón en columna vertebral y articulaciones.

Un ejemplo de alteración biomecánica es el pie cavo. El pie cavo tiene la bóveda muy marcada, por lo que todo el peso recae en dedos y talón.

Como consecuencia, se produce lógicamente dolor en el pie. Y además, una alteración biomecánica que causa dolor en tobillo, pierna, cadera y / o espalda.

En el colchón ocurre lo mismo. Como consecuencia de la diferencia de forma entre el cuerpo humano y el colchón, se producen alteraciones biomecánicas en columna vertebral y articulaciones.

En el pie cavo, la solución es una plantilla que distribuye el peso por todo el pie. Gracias a la plantilla, el pie apoya bien y no duele ni hay alteración biomecánica.

En el colchón la solución es similar. La plantilla para colchón es el regulador biomecánico que te presentamos.

.

El regulador biomecánico personalizable Dok hand

Características:

  • 5 niveles de regulación dorsales y otros 5 lumbares.
  • Regulación progresiva e independiente.
  • Ajuste de distancia entre reguladores.
  • Sirve para durmiente de lado y boca arriba.
  • Es fácil de utilizar y cómodo de regular.
  • No requiere mantenimiento.
  • En colchones para parejas, cada mitad se regula por separado.

El Regulador Biomecánico personalizable, es un dispositivo que permite modificar la forma del colchón y consecuentemente, la que adoptará tu cuerpo al acostarte.

Debajo: el regulador biomecánico se encuentra en el interior del colchón Dok hand.

Está formado por un regulador dorsal, otro  lumbar y un distanciador, que permite situarlos a la medida adecuada: debajo de tus hombros y caderas.

Es muy versátil, admite cientos de configuraciones distintas, para adecuarse a las necesidades de cada persona

Tiene 5 niveles de regulación independiente, tanto dorsal como lumbar.

Debajo: las posiciones que permite elegir el regulador lumbar.

Además, puedes crear un soporte cervical, o un soporte para descarga de talones, o configurarlo para minimizar dolores como bursitis o trocanteritis.

Debajo: las láminas de ambos reguladores se pueden dar la vuelta y utilizar de muchas maneras, para distintos fines.

Normalmente se sitúa en la parte baja del colchón. Así, a la vez que cuida tu columna, te proporciona un descanso muy agradable.

Cuando se necesita un efecto más firme y terapéutico, por ejemplo ante una lumbalgia, se instala más arriba. Así se acentúa su resultado.

Gracias al regulador biomecánico, se evita que durmiendo boca arriba, la combinación entre lo que sobresalen las nalgas y el peso corporal, aplanen la curvatura lumbar.

Y que al dormir de lado, la columna se curve por la forma saliente de hombros y caderas.

Estas deformaciones alteran la biomecánica de la columna vertebral, causando dolor. Además comprimen los discos intervertebrales, dificultando su rehidratación y regeneración mientras duermes.

El regulador biomecánico es la piedra angular del colchón para el dolor de espalda. Gracias a él, es muy eficaz contra los dolores músculo – esqueléticos, como la lumbalgia, la trocanteritis, o el dolor de hombros. También es muy útil cuando se necesita adoptar una postura concreta para tener menos dolor, cómo en la ciática.

Cómo se usa el regulador biomecánico Dok hand 

Para configurar el regulador biomecánico empieza por abrir el colchón.

Quita las capas superiores y deja a la vista el regulador (si es un colchón individual) o los dos reguladores (si es un colchón para parejas)

Debajo izquierda: el colchón con los higienizadores (Explicamos su uso más adelante) Derecha: vista de los reguladores biomecánicos sin configurar.

El dispositivo está formado por dos reguladores dorsal y lumbar y el distanciador. Cada regulador tiene cinco capas que puedes quitar o poner, para adaptar el colchón a la forma de  tus hombros y caderas.

El distanciador está formado por un bloque y 5 tiras. Tanto el bloque como las 5 tiras puedes ponerlas entre ambos reguladores o a continuación del regulador lumbar.

De esta manera puedes separarlos o juntarlos para adaptarlos a tu anatomía.

A continuación quita las tres capas superiores de ambos reguladores.

Debajo izquierda el regulador biomecánico con todas las capas. Derecha se han quitado tres capas de los reguladores dorsal y lumbar.

Elige tu lado de la cama (en el que duermes) Lo siguiente, es ajustar la distancia entre los reguladores, para que coincidan con el centro de tus hombros y caderas.

Es muy fácil y si te ayuda alguien se tarda menos de un minuto. Se hace en tres pasos:

    1. Ponte con los brazos cruzados como en la fotografía.

 

2. Mantén la postura. Tu ayudante debe medir la distancia entre el centro del hombro y el centro de la cadera.

3. Junta o separa el regulador lumbar hasta que el centro de ambos reguladores quede aproximadamente a la misma medida.

Esto se hace mediante el distanciador. El objetivo es adaptarlo a tus medidas.

En caso de duda túmbate de lado directamente sobre el regulador. Enseguida notarás si estás a gusto o tu cuerpo te pide juntarlos o separarlos.

¡Ya  está! No es necesaria mucha precisión, porque tiene tolerancia.

Una vez que tengas los reguladores a la distancia adecuada, te recomendamos que vuelvas a poner las capas 2 y 3 de cada uno y comiences a utilizar el colchón así las primeras noches.

Recuerda, es importante:

    • Que los reguladores queden a la distancia adecuada.

 

    • Que las primeras noches duermas con todas sus capas excepto la primera.

 

Debajo: vuelve a montar el colchón. Pon lo primero el higienizador y a continuación las capas de Air.

Termina de poner el Air, cierra el colchón y ¡listo para usar!

Después vas poniendo o quitando capas de los reguladores hasta que encuentres la combinación en la que te sientes más a gusto.

Te recomendamos que hagas cambios lentos, progresivos y  que duermas varias noches en cada configuración.

El sentido común y observar lo que nota tu cuerpo te indicaran con que regulación estás mejor.

Lo habitual es que una vez regulado no necesites ajustarlo más, pero siempre podrás hacerlo si surge la necesidad.

Configuración avanzada. Colchón para el dolor de espalda

Además de la regulación lumbar y dorsal puedes realizar otras configuraciones más avanzadas.

Por ejemplo: las capas quitadas del bloque dorsal y giradas 180º sobre su eje se adaptan a la forma del cuello y permiten crear un soporte cervical.

Con estas capas o las lumbares es fácil hacer un bloque para descarga de talones.

Para aliviar un brote de lumbalgia se puede forzar la curvatura lumbar y que sea superior a la normal. Para ello coloca capas lumbares dadas la vuelta de esta manera.

En la trocanteritis y bursitis la  presión sobre la cadera resulta dolorosa. Además, al dormir de lado, puede doler la otra cadera por la tensión del tendón que apoya sobre ella, tensión causada por el peso de la pierna.

Para aliviar este dolor, creamos un hueco debajo del trocánter que, gracias a ello, soportará mucha menos presión y calzamos la zona de apoyo de las rodillas.

También puedes aumentar la rigidez del soporte si necesitas un efecto terapéutico más intenso. Para ello tienes que acercar el regulador a la superficie del colchón.

Mediante la regulación en altura puedes lograr una sensación de más adaptabilidad o más  rigidez cuando necesites un efecto terapéutico.

Regulación de firmeza del colchón

Regulación de firmeza

En el interior de cada colchón, encima del regulador biomecánico, hay una capa de viscolástica y dos de espumación con una firmeza progresiva: firme,  media y adaptable.

Estas capas se pueden poner en el orden que quieras. Para que sea más blando tienes que poner las capas más firmes abajo y las más adaptables arriba.

Dándoles la vuelta se consigue lo contrario, que el colchón sea más firme.  Intercalándolas se obtienen firmezas intermedias.

En el caso de colchones para parejas cada mitad se regula por separado.

Una vez modificado el orden de las capas, cierras el colchón y listo.

¡Pruébalo 45 noches sin compromiso! 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies